Dec
24

Bandas latinas prosperan en Queens

lunes, diciembre 24 del 2012

Las Gitanas de la Cumbia, de Queens, Nueva York.

En la edición de diciembre, QueensLatino.com le echa un vistazo a las bandas latinas de Queens, cómo se forman, cuántos cobran por presentarse, quién las promueve y cómo bailan…

Es un local oscuro y sin ventanas. Las mesas de plástico son grises y rectangulares; las sillas también son grises con el asiento y el espaldar acolchonados.

El primer ritmo que tocan es una regional mexicana. Una pareja, ambos vestidos con camisa y pantalones jean, salen a bailar. La mujer lleva los pantalones bien ajustados a la altura del ombligo y con un sombrero blanco de vaquera. El sombrero del hombre es negro con un prendedor dorado en forma de escorpión.

Este es El Rodeo Guzmán, en la calle 134 de Flushing, cerca de la Northern Boulevard. Su dueño, Roy Guzmán, es un ecuatoriano originario de Cuenca con 25 años en el país.

Hay un hombre de camisa celeste caminando de un lado al otro del local. Se llama Max Ramos, líder de la banda regional mexicana “Creación de la Sierra”.

Este es su evento y están celebrando su primer año de formación. Ramos está entreteniendo a sus invitados y va de ida y vuelta a la barra para conseguir cervezas.

“En esta vida uno tiene planes y después uno dice que no”, dijo Ramos acerca de su banda. “Hacer una agrupación es difícil. Es como cualquier negocio”.

Este evento en particular – por ser aniversario de la banda – es gratuito; solo se cobra el consumo. Al lado de la barra hay una mesa con bandejas de aluminio que contienen ingredientes para tacos:

“Tacos de carnitas, enchiladas y de pollo 1 x $3.00         y 2 x 5$

Plato de arros piollo y ensalada $6.00”, dice el letrero.

En la barra hay otro letrero con el listado de bebidas.: “Soda $2.00. Aguas $2.00. Cerveza $5.00. El Cubetazo $5 x 20

Los tragos de tequila cuestan más: Cazadores $8.00. Patron $10.00. Coralejo $10.00”.

Roy Guzmán, propietario de El Rodeo Guzmán, en Flushing, Queens, cantando con el grupo La Creación de la cierra. Fotos Javier Castaño

El DJ toca cinco bachatas, incluso una versión en bachata de la canción “Corre” del grupo popero mexicano “Jesse y Joy”. La gente va y viene de la pista de baile. La esposa de Guzmán, Norma Estrada, con un vestido azul, baila con el conductor de televisión y de radio Oscar Rojas. Ambos, Estrada y Rojas, quien también es promotor de bandas, son animadores del evento.

La banda que abre es “Fonomía”, de la cual Guzmán es líder y vocalista. Le acompañan los músicos del Circo de los Hermanos Vásquez quienes habían levantado carpa cerca de allí, al lado del CitiField de los Mets.

Empiezan tocando “El hijo de tuta”; cuatro parejas salen a bailar.

“Cuando a uno le gusta la música es difícil dejarla”, dijo Guzmán. “Es como un boxeador”.

Guzmán dice que al comienzo la música es “como un juego”. Él llegó al país sin experiencia musical, aunque le gustaba y de vez en cuando cantaba en una reunión. Hasta que lo llamaron a cantar en una banda y se dedicó de lleno a la música.

Guzmán también es dueño del restaurante irlandés Irish Cottage en Forrest Hills, el cual compró hace siete años después de haber trabajado allí desde su arribo al país.

Dice que muchas de las personas que forman bandas en Queens ya vienen sabiendo un poco de música. Algunos aprendieron en conservatorios, otros aprendieron de oído. Para formar un grupo, el artista tiene que buscar elementos que lo acompañen, o si no, unirse a otra banda.

Guzmán dice que lo las bandas cobran por presentación entre los $2,000 y $3,000. Una presentación consiste de dos sets de 10 canciones cada uno. Este precio varía de acuerdo a la popularidad de la banda; si la banda hace uno de sus temas conocidos o si graban un disco, entonces pueden cobrar más. “Su sueño es que haya un tema que pegue”, dijo Guzmán.

Sin embargo, lo que gana una banda es repartido entre sus integrantes, además del transporte y no alcanza para vivir. Por esa razón la mayoría de músicos lo hacen por amor al arte. Muchos de los artistas locales tienen otros trabajos durante la semana.

“Creación de la Sierra”, por ejemplo, con seis integrantes puede ganar un total de $1,700. Guzmán dijo que usualmente las bandas solo ganan lo suficiente para gastarlo en el vestuario, el transporte y sus instrumentos.

Cuando el “El hijo de tuta” termina, Guzmán habla con su público. “Esta fue una cumbia colombiana para toda la gente mexicana esta noche”, djo.

Una mujer embarazada ayuda a otra mujer a servir los tacos en la mesa con comida. La mayoría de personas están vestidas de camisa y pantalones jean, excepto por los dos muchachos con piercings y abrigos de invierno que están mascando chicle lejos de la pista de baile. Jorge Hernández, presidente del Comité de Fiestas Patrias Mexicana, es el padrino del evento y lleva puesto un sombrero vaquero con su saco y corbata.

Oscar Rojas espera a que Guzmán termine para seguir animando. Él es promotor de “Fonomía” al igual que de otros grupos locales entre los cuales están “Pantano Musical”, “Pigmento”, “Arrasador Bandido” y “Cachao”. Rojas también es conductor de un programa de variedades en Azteca América, todos los jueves entre las 8:30 a.m. y las 9 a.m. El progrrama se llama “Entre compadres”.

Como promotor, el trabajo de Rojas es organizar eventos e invitar a los grupos. Por evento, un promotor puede ganar entre $400 y $500 dólares, lo que no es mucho considerando su inversión. “Es simplemente para mover la farándula”, dijo Rojas. “Estamos tratando de impulsarlos a que lleguen más lejos”.

Con los que si hay ganancia, dice Guzmán, es con los grupos que vienen de México. Bandas que vienen de México hacen más dinero por el mismo trabajo que hacen las bandas locales, entre $15,000 a $20,000 dólares ya que son más conocidas.

A algunos grupos locales se les pide que canten gratis para promoverlos y muchas veces el evento sale costando más de lo que genera. Rojas considera que un evento bueno sería donde hay más de 500 personas. “Si no está bueno, uno es compresivo”, dijo Rojas acerca de los grupos, quienes aceptan una cantidad más pequeña cuando ven que el evento no tuvo la asistencia esperada.

Según Rojas y Guzmán, algunas veces los promotores abusan de las bandas. No les pagan y les dan cualquier excusa. Otros usan los nombres de bandas conocidas para promocionar los eventos y después inventan una excusa para explicar por qué la banda no llegó.

Grupo Emigración Musical cuando tocaba en el teatro Boulevard de Queens.

Las Gitanas de la Cumbia

Este tipo de abuso lo experimento la ecuatoriana Verónica Luna, líder de las “Gitanas de la Cumbia”, un grupo femenino que canta cumbia y regional mexicana.

Natural de Cuenca, Luna lleva 17 años en la música. Empezó cantando música romántica en los restaurantes de Queens. Muchos de los lugares a los que iba no le pagaban y después de cantar más una hora y media, tenía que quedarse esperando en el restaurante hasta que la volvieran a llamar. “Si me pagaban $150 yo era feliz”, dijo Luna.

En uno de esos restaurantes Luna conoce a Jorge Durán, quien se convertiría en su manager y pareja sentimental. Durán le sugiere que forme un grupo femenino y Luna se puso a buscar a posibles integrantes por MySpace.

Luna y su agrupación han tenido cierto éxito. En octubre la agrupación cumplió seis años de carrera y han grabado cuatro discos en total. Tres de estas producciones fueron hechas en Ecuador y también tiene una producción mexicana grabada en este país.

“A finales de febrero, si Dios quiere, estamos viajando a México para grabar la segunda producción mexicana”, añadió Luna.

Abrir el mercado ha sido difícil. Sin embargo, Luna considera que muchos de los grupos de cumbia femeninos están dañando el mercado para los grupos más establecidos ya que muchos no cobran por presentación. Luna dice que estos grupos son de muchachas nuevas que no conocen el mercado.

Según Luna, las integrantes de “Las Gitanas” trabajan bajo contrato y con un sueldo. Reciben $100 por presentación, aunque por la crisis económica los promotores no les quieren pagar más y algunas veces ha tenido que pagarles menos, hasta $80 por presentación.

“Yo creo que mis chicas merecen lo mejor”, Luna dijo. Luna paga por el vestuario de sus integrantes (hecho en Ecuador) y el transporte. Las integrantes de “Las Gitanas de la Cumbia” solo tienen que comprar las botas. “Lo único que tienen que hacer es llegar y hacer bien su trabajo”.

Como las bandas masculinas, las integrantes del “Las Gitanas de la Cumbia” también tienen otros trabajos. Las dos integrantes fundadoras, Yessica Germán (dominicana) y Evelyn Sánchez (ecuatoriana) son también modelos. Germán es estudiante mientras que Sánchez trabaja en Delgado Travel, aunque no le gusta que sus fans se enteren.

“No se pintan bien los Estados Unidos”, Luna dijo sobre la idea que los artistas ecuatorianos tienen del mercado musical en este país. Muchos prefieren irse de gira por Europa donde según Luna el mercado para este tipo de música es más fuerte.

Muchas de estas bandas no tienen más de 10 años y este es un fenómeno reciente en la historia artística de la ciudad. Ni Guzmán ni Rojas conocen a un grupo que haya podido expandir sus fronteras más allá de la zona tri-estatal.

Las bandas aún son un mercado en expansió y Luna percibe la influencia de esta industria en otros sectores de la ciudad. No son solo los grupos, pero también están los que pegan afiches, los servicios de hospedaje y de transporte, entre otros, que se benefician de este tipo de industria musical.

“Hay mucho trabajo detrás de todo esto”, concluyó Luna. “La verdad es que estas bandas se merecen un aplauso muy, muy grande”.

Percy D. Luján

 

 

Comments (2)

  • edudoar
    junio 12, 2013 at 2:44 pm |

    estamos buscando un cantante para mi banda si saben de alguien porfa al 9084943503 new jersey

  • John Caballero
    diciembre 27, 2012 at 12:55 am |

    Esto no es ningun fenomeno reciente en la historia artistica de la ciudad. Esto es una historia de 20 años. Los que llevamos muchos años en esta farandula de Queens pudimos ver como desde principios de los años 90 los grupos musicales mexicanos comenzaron a batallar en esta ciudad y en Queens. Pero si vamos mas atras, desde mi llegada a esta ciudad en el 1976, los moviemientos artisticos en Queens y otras partes de la ciudad eran mas marcados ya que existian gran cantidad de centros nocturnos. Tambien somos testigos de como ningun artista local ha logrado salir exitoso desde ese tiempo. La “fama” para el talento local lo pudieron lograr algunos miembros del ritmo de salsa que precisamente comenzo a decaer para ese tiempo. Mi pronostico es que no saldra adelante ningun grupo musical ni cantantes locales mientras la radio y la television de audiencia masiva no los apoye. Olvidense de TV Azteca y QPTV porque eso no lo ve nadie.

Deja tu comentario