Dec
23

Calle 103 en Corona sobrevive la recesión económica

domingo, diciembre 23 del 2012

Socorro Sánchez, dueña de una tienda de ofrendas religiosas en la calle 103 de Corona, Queens. Fotos Antonia Colodro

QueensLatino decidió visitar la calle 103, entre la avenidas Roosevelt y la 39 con el fin de conocer cómo los negociantes latinos está siendo afectados por al crisis económica que no se aleja.

“Estoy a punto de dejar mi negocio”, dijo Carmen Delasco, dueña de Trapitos, una tienda de ropa de segunda mano ubicada en la calle 103 en Corona, Queens. “He estado vendiendo ropa por 12 años pero estos últimos 3 han sido bastante duros, la renta sube cada año y las ventas bajan”.

Delasco es una de miles de comerciantes en Corona que ha sufrido una caída significativa de ventas desde que el país declaró una recesión económica en el año 2009. De acuerdo a un reporte del Contralor del Estado de Nueva York, Thomas DiNapoli, los barrios de Corona, Elmhurst y Jackson Heights tuvieron un crecimiento económico en el sector privado del 2004 al 2008, pero debido la recesión ha decaído un 1.5 por ciento cada año.  “Yo estoy sintiendo mucho esta crisis”, dijo Delasco. “Este negocio me daba para vivir, siempre he vivido de mi negocio, pero ahora no sólo me cuesta pagar mi arriendo del local, sino que es una lucha tener suficiente dinero para mis gastos personales”.

El reporte del Contralor DiNapoli indica que aproximadamente la mitad de los comerciantes en el noroeste de Queens gastan más del 30 por ciento de sus ingresos en la renta de sus locales, mientras un cuarto de los negocios más vulnerables gastan más del 50 por ciento de sus ganancias en sus arriendos.

Para el ecuatoriano Luis Uzhca, dueño de la bodega La Favorita, el precio del alquiler es lo que le ha afectado más durante la crisis. “La renta probablemente ha subido 3 o 4 veces mas de lo que era hace 20 años”, dijo Uzhca, “entre el agua, la luz y el gas, esta cada vez mas difícil pagar las cuentas”.

Según un informe del Pratt Center del Desarrollo Comunitario, los ingresos de los residentes de Queens han bajado un 6 por ciento en los últimos 10 años, mientras los arriendos de casa y establecimientos comerciales han subido un 7 por ciento.

Sin embargo, hay ciertos tipos de negocios que se benefician de la crisis económica, tales como la casa de empeño. The Barlian Corp. ubicada en la calle 103, entre las avenidas Roosevelt y 39 es una de ellas. “Hay ciertas industrias que les va mejor cuando la economía esta bajando, como los bares y las tiendas de empeño”, dijo Mónica Guevara, manager de Business Outreach Center (BOC), una organización sin fines de lucro que se dedica a ayudar pequeños empresarios en Nueva York.

Según el manager de The Barlian Corp. su clientela ha subido un 10 a 15 por ciento desde la crisis. “Como la gente esta sin dinero, empeñan sus joyas y su oro”, dijo el manager de 32 años que sólo se identificó como Guillermo. “Trabajamos como un banco, la gente necesita un préstamo, se lo damos y después nos pagan un interés”.

En contraste, la Joyería de Oswaldo, ubicada en la 103 Road, ha tenido menos ventas en los últimos años. “Yo solo vendo joyas, no trabajo con empeños”, dijo Oswaldo, “la gente está comprando cada vez menos. ¿Cómo esperas que la gente te compre cuando esta sin trabajo?”. Hace tres años,  Oswaldo fue víctima de un asalto en su tienda: “me robaron casi la mitad de mis joyas, me pegaron en la cabeza y me tuvieron que hospitalizar”.

Oswaldo, propietario de la Joyería Oswaldo en la calle 103, cerca a la avenida Roosevelt.

Según reportes del comandante del cuartel de policía 110, Ronald Leyson, el crimen ha subido un 16 por ciento en Corona en los últimos años, especialmente los robos de casas particulares y pequeño negocios.

Para otros negociantes en la calle 103, la crisis económica no ha traído grandes cambios en su negocio y el mantenimiento de su comercio siempre ha sido una lucha constante. “Para mí, es una balanza”, dijo Socorro Sánchez, dueña de una tienda de ofrendas religiosas mexicanas. “Mi negocio siempre ha tenido sus días malos y sus días buenos. Yo sigo luchando para mantener mi comercio, no puedo dejar que me hagan caer hasta abajo, uno tiene que mantener una perspectiva optimista, con o sin crisis”.

Los negocios ubicados en la calle 103 nos recuerda que no todos los establecimientos comerciales comparten la misma lucha durante una crisis económica. En Corona, las experiencias de los negociantes son mixtas y diversas, al igual que los inmigrantes que habita esta zona.

Antonia Colodro

Deja tu comentario